martes, 28 de marzo de 2017

LA CRISIS DE LA DEMOCRACIA EN EL NEOLIBERALISMO.

&&&&&
“Como lo subraya el politólogo Atilio Borón, las democracias latinoamericanas aparecen a menudo como Instituciones puestas al servicio de una minoría privilegiada y del mundo financiero internacional. A  pesar de la utilización de todo un arsenal de léxico sobre la “buena gobernanza” y el respeto de la “gobernabilidad  Democrática”, una proporción importante de los ciudadanos se sienten engañados por gobiernos considerados como poco legítimos, cuando no son directamente denominados como regímenes nepóticos y corruptos. Esta contradicción entre neoliberalismo y democracia es central en la  actual América Latina y constituye el hilo conductor de esta obra colectiva. Por cierto esta tensión ha sido públicamente reconocida por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en un informe muy bien documentado sobre “la Democracia en América Latina”: la tesis central que es  defendida, es la de una evolución globalmente positiva de la región gracias a la existencia de “democracias electorales”, que responden a las normas internacionales. Sin embargo, este balance lamenta la ausencia de “Democracias Ciudadanas” y pone en duda la “calidad de la democracia” marcada por la debilidad de la participación electoral y múltiples déficit de cohesión social y étnica”.

“En su informe sobre la “gobernabilidad en América Latina” (2005) la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) realiza una constatación similar, lamentando las disparidades estructurales, en la distribución de los Ingresos, la permanencia de altos niveles de corrupción y el aumento permanente de la violencia. La FLACSO subraya que América Latina es la región del mundo donde la tasa de homicidios por armas de fuego es la más elevada Y Describe incluso la formación de Estados a la deriva o colapsados (Failed states) que han perdido el monopolio de la violencia legítima frente a la multiplicación de redes criminales y del narcotráfico: donde la multiplicación de “espacios sin ley” donde reina solamente la ley del más fuerte”.

“Jean Paul Marthoz, del grupo de Investigaciones sobre la Paz y la  Seguridad (Bélgica), resalta la dimensión del problema: “basta con hojear el informe de Amnistía Internacional o de Human Rights Watch para recordar que algunos países del continente poseen serios problemas de respeto de los derechos humanos. Cada año, periodistas, sindicalistas, defensores del medioambiente son asesinados. El Estado de Derecho dista mucho de ser respetado. La corrupción causa estragos socavando el contrato democrático y los grandes equilibrios económicos. La impunidad por los crímenes cometidos en la época de las dictaduras militares y de las guerras civiles es casi total. (...) la violación de los derechos humanos se ha privatizado cada vez más. Dos fenómenos carcomen al continente: el paramilitarismo y la delincuencia de derecho común”.- Fuente Una América latina en Movimiento”. Autor: Franck Gaudichaud.


/////




LA CRISIS DE LA DEMOCRACIA EN EL NEOLIBERALISMO.
*****

Emir Sader.

ALAI. América Latina en Movimiento.

Martes 28 de marzo del 2017.

Un elemento que se ha globalizado rápidamente ha sido el de la crisis de la democracia. En Europa, que se enorgullecía de sus sistemas políticos, las políticas de austeridad han promovido la generalizada deslegitimación de esos sistemas, centrados en dos grandes partidos. Cuando ambos asumieron esas políticas económicas anti-sociales, han entrado en crisis acelerada, perdiendo votos, intensificando el desinterés político por las elecciones, dado que esos dos partidos promueven políticas similares. Han empezado a surgir alternativas –en la extrema derecha y en la misma izquierda- que ponen en shock a esos sistemas: por la derecha de forma autoritaria, por la izquierda buscando el ensanchamiento y la renovación de las democracias.

Hasta que la crisis de las democracias dio un salto con el Brexit y con la elección de Donald Trump en los EEUU. En Gran Bretaña, los dos partidos tradicionales fueron derrotados en una decisión crucial para el futuro del país y de la misma Europa, con la decisión mayoritaria de salida de la Unión Europea. Lo cual refleja cómo esos dos partidos no han sabido entender el malestar de gran parte de la población –incluso de amplios sectores de la misma clase trabajadora- respecto a los efectos negativos de la globalización neoliberal. Los trabajadores, electores tradicionales del Partido Laborista, concentraron su voto por el Brexit, en contra de la decisión de ese partido y terminaron decidiendo la votación.

En EEUU la victoria de un candidato outsider, que, para ganar, no solo enfrentó al Partido Demócrata sino también a los grandes medios, a la dirección de su propio partido, a los formadores de opinión. El triunfo de Trump representó una derrota para los dos partidos como expresiones de la voluntad organizada de los norteamericanos.
Por todas partes la democracia tradicional hace agua. Los partidos tradicionales pierden aceleradamente apoyos, las personas se interesan cada vez menos por la política, votan cada vez menos, los sistemas políticos entran en crisis, ya no representan a la sociedad. Es la democracia liberal, que siempre se autodefinió como “la democracia”, la que entra en crisis, bajo el impacto de la pérdida de legitimidad de gobiernos que han asumido los proyectos antisociales del neoliberalismo y de la misma política, corrompida por el poder del dinero, que en el neoliberalismo invade a toda la sociedad, incluso a la misma política.

En América Latina, dos países que habían fortalecido sus sistemas políticos, mediante gobiernos y liderazgos con legitimidad popular, como Argentina y Brasil, han retrocedido hacia gobiernos que pierden –o nunca han tenido– apoyo popular. El mismo sistema político sufre con gobiernos que han hecho promesas o han sido elegidos con programas distintos a los que ponen en práctica. El programa neoliberal de ajustes fiscales profundiza la crisis de legitimidad de los gobiernos y de los mismos sistemas políticos.

La concepción que preside al neoliberalismo, que busca transformar todo en mercancía, llegó de lleno a la política, con sus financiamientos privados, con campañas adecuadas a servicios de marketing, con millonarias actividades que hacen de las campañas un despliegue de piezas publicitarias casi al estilo de cualquier otra mercancía. Por otra parte, gobiernos copados de ejecutivos privados los hacen cada vez más parecidos a empresas, por el personal y por la concepción que preside a gobiernos con mentalidad de mercado.

La era neoliberal es así la era del agotamiento del sistema de las democracias liberales. Los agentes que le daban legitimidad – parlamentos con representación popular, partidos con definiciones ideológicas, sindicatos y centrales sindicales fuertes, dirigentes políticos representantes de distintos proyectos políticos, medios de comunicación como espacio relativamente diversificado de debates – se han vaciado, dejando al sistema político y a los gobiernos suspendidos en el aire. El desprestigio de la política es la consecuencia inmediata del Estado mínimo y de la centralidad del mercado.

La crisis de las democracias se ha vuelto uno de los temas que se extienden de los EEUU a la América Latina, pasando por Europa y por Asia. Ya no se trata de reivindicar un sistema que se ha agotado, sino de construir formas alternativas de Estado, de sistemas políticos y de representación política de todas las fuerzas sociales.   

- Emir Sader, sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio 
de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).


*****

lunes, 27 de marzo de 2017

ARGENTINA: “LA SATISFACCIÓN MORAL DE UN ACTO DE LIBERTAD”.

&&&&&


“A MI PADRE LE BASTABA PENSARSE COMO UN ESCRITOR, SIN AGREGADO ALGUNO”. Juan Rapacioli. Télam.

La hija de Rodolfo Walsh, estuvo a cargo de la Edición de dos libros póstumos. “El violento oficio de escribir” y  ”Ese hombre y otros papeles personales”.


"Mala noticia para cualquier genocida: Rodolfo Walsh, a la hora de leer sigue vivo, y su memoria, cuarenta años después, no deja de crecer", sostuvo la periodista, política y psicóloga social Patricia Walsh, hija del escritor, periodista y militante asesinado hace 40 años por un grupo de Tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada.

Patricia Walsh, que se ocupa de la edición de la obra de su padre, habló con Télam sobre la vida, obra e influencia del escritor y periodista argentino, del que se cumplen 40 años de su desaparición física.

- Télam: ¿Cómo recuerda a su padre?

- Patricia Walsh: Recuerdo a mi padre como a un hombre muy despojado de la capacidad de vanagloriarse. Seguramente él que era un gran lector respondería que hubo otros que escribieron mejor, y nos recordaría de quiénes aprendió. Tampoco sé bien qué opinaría sobre ciertas categorías que hoy se proponen para pensar un lugar como el suyo. Parece que le bastaba pensarse como un escritor, sin agregado alguno, cuando eligió titular de esa manera su Carta Abierta. Tal vez también dudaba de la eficacia de elegir ese oficio terrestre, el de escritor, y por qué no el de periodista. O tal vez mejor ninguno. A veces dudaba, tal vez por eso me contó que también pensaba una versión que se titulaba solamente "Carta Abierta a la Junta". Finalmente, como lo asesinaron y desaparecieron al día siguiente que firmara el texto, recuerdo que tuvimos que pensar cómo titularla nuevamente, para enviarla al mismo tiempo que denunciábamos que el autor había desaparecido, y que exigíamos su aparición con vida. El título que yo misma escribí fue "Carta Abierta de Rodolfo Walsh a la Junta Militar". Ya no la podía enviar él mismo, pero entonces lo hicimos sus seres queridos, y también sus compañeros. Esta preocupación de mi padre por ver cómo contar bien lo que se denunciaba, cómo lograr que su palabra llegara a personas que podían pensar como él o podían pensar distinto, lo que le ocurría cuando sentía que cambiaba el país, y que también cambiaba él, y un libro como "Operación Masacre" debía ser reescrito, y entonces lo hacía de nuevo, seguramente importan a la hora de valorar esa capacidad de intervención.





- T: ¿Dónde localizaría la influencia de su padre?

- PW: Quienes trabajan su obra lo llaman inventor del género de no ficción, por "Operación Masacre". Y suelen mencionar a Truman Capote con su novela "A sangre fría" como fenómeno posterior, señalando que si el argentino hubiese sido norteamericano nadie ignoraría su precocidad. Y si hablamos de periodismo, habrá quienes lo estimen como maestro a la hora de pensar la serie de notas, que no existía como tal, o sea como serie, antes de que se publicara la denuncia de los fusilamientos. Sus libros, a los que se sumarán "¿Quién mató a Rosendo?" y "Caso Satanowsky", forjarán lo que hoy conocemos como periodismo de investigación. Y el tratamiento de la denuncia, en los tiempos difíciles de la dictadura, donde dará testimonio a pesar de todo, va a incluir recursos como ANCLA y el recurso de la imaginería popular que apela a la cadena que no debe romperse cuando inventa la Cadena Informativa. Su gran obra, no obstante, si hablamos de intervenir y denunciar, será la irreemplazable carta abierta, que entiendo como un texto actual. Más la leemos, más nos ayudará a entender lo que nos sucedió, que fue un genocidio, y por qué nos sucedió, cuando con gran lucidez dará cuenta de la naturaleza económica de los programas que precisaban -y precisan- acallar toda forma de resistencia. Finalmente, mi padre habla en su carta abierta sobre las nuevas formas de lucha. Y esa frase sigue siendo una consecuente necesidad de cada tiempo que nos toca vivir, mientras la misma frase nos lo vuelve a recordar. Su carta abierta hoy a 40 años de ser escrita (para que actúe) sigue abierta.

- T: ¿Cómo es el trabajo de albacea de los textos de Walsh? ¿Existen obras inéditas que puedan ser publicadas?

- PW: Me ocupo de la edición de la obra de mi padre junto a su nieta Victoria, mi sobrina, hija de mi hermana Vicki, y nos ha tocado la responsabilidad de editar su obra póstuma, y ocuparnos de la edición de dos grandes libros que son "El violento oficio de escribir" y "Ese hombre y otros papeles personales". No serían tan buenos esos libros, pienso yo, si no fuera que se trata de la escritura de Rodolfo Walsh, compilada por personas talentosas como lo son Daniel Link, y quien estuvo en su momento a cargo de aquella primera edición, Juan Forn. Tampoco creo que fuera tan sencillo editar a un escritor como mi padre si no hubiera existido Ediciones de La Flor. Es aquella misma editorial nacional a la cual la periodista Pirí Lugones, pareja y luego amiga de mi padre hasta el final, bautizara con ese nombre pensando que editaría "flor de libros". Estos libros de Rodolfo Walsh, mi padre, se leen mucho, los elige gente joven, muchos que estudian o ejercen el periodismo, o se apasionan con la política, o solo disfrutan de su mejor literatura. Y claro que existen obras inéditas, son las que se robaron en San Vicente y ojalá algún día tengamos la dicha de poder editarlas.

/////


Alejandra Nafdal, Horacio Verbitsky, Martín Gras y y Marcelp Figueras. En el Homenaje de recuerdo y protesta por el vil asesinato del periodista y montonero Rodolfo Jorge Walsh,  en las puertas del ex Esma, y el 40 Aniversario de su asesinato.

***



ARGENTINA: “LA SATISFACCIÓN MORAL DE UN ACTO DE LIBERTAD”.
El Homenaje a Walsh en la ex ESMA, a 40 años de su asesinato.
*****
Horacio Verbitsky.

Página /12 domingo 26 de marzo del 2017.

El escritor y periodista fue recordado en “La visita de las cinco” por su amigo Horacio Verbitsky y por Martín Gras, el sobreviviente que vio su cuerpo ametrallado. Cientos de personas, en su mayoría jóvenes, escucharon sus testimonios.

El 25 de marzo de 1977 la Armada Argentina asesinó y desapareció el cuerpo del escritor, periodista y militante montonero Rodolfo Jorge Walsh, que acababa de despachar su Carta Abierta a la Junta Militar. Durante la madrugada siguiente los miembros del Grupo de Tareas 3.3 allanaron su casita de San Vicente, de donde robaron archivos de prensa, documentos y cuentos inéditos, que luego fueron vistos por secuestrados en la ESMA. Ayer, al cumplirse 40 años de su muerte y en el marco de la muestra “Walsh en la ESMA”, cientos de personas, la mayoría jóvenes, escucharon sin pestañear los recuerdos de Horacio Verbitsky, amigo y compañero de militancia de Walsh, y de Martín Gras, el sobreviviente que vio su cuerpo ametrallado y los papeles que los marinos -ahora condenados y presos- nunca se dignaron a devolver. En el cierre de “La visita de las cinco”, como se denomina el recorrido del público por el Museo-Sitio de Memoria ESMA, el periodista de PáginaI12 y presidente del CELS denunció que “hay una ofensiva muy clara para tratar de detener el proceso de Memoria, Verdad y Justicia”.

“El objetivo es hacer presente a Rodolfo Walsh en toda su magnitud”, explicó Alejandra Naftal, directora del Sitio-Museo de Memoria ESMA, en referencia a la muestra que se podrá visitar hasta el 23 de abril. Entre los documentos en exposición se destaca una copia original de la Carta Abierta, que Walsh terminó de escribir horas antes de ser acribillado en la esquina de San Juan y Entre Ríos, y apuntes de Lilia Ferreyra -compañera en sus últimos diez años de vida- al intentar reconstruir el cuento “Juan se iba por el río”, sobre la vida de un soldado de las luchas civiles del siglo XIX. Hay también tres piezas audiovisuales con fragmentos de testimonios brindados durante los juicios orales ante el Tribunal Oral Federal 5: sobre la caída del escritor en manos de la patota de la Armada, sobre los papeles robados en la quinta de San Vicente y sobre la reconstrucción de “Juan se iba por el río”, cuento que Gras descubrió durante su cautiverio en el armario del entonces teniente Antonio Pernías, oficial de inteligencia de la Armada.



“Compañero, amigo y maestro”, fueron las palabras de Verbitsky para definir a Walsh durante su exposición en la puerta del ex Casino de Oficiales de la ESMA, pegado a los vidrios que cubren la fachada del ex centro clandestino con los rostros de cientos de detenidos-desaparecidos. Confesó que “el 40º aniversario me pega más fuerte” no por el número redondo sino por la ausencia de Lilia, fallecida hace dos años y a quien confortó desde aquel 25 de marzo, y que “es difícil asimilar” que Walsh -quince años mayor- murió a la edad que hoy tiene uno de sus hijos.

El periodista de Página/12 habló primero sobre “Juan se iba por el río”, contó que Walsh “quería escribir una novela pero empezaba y se trancaba”, por eso decidió escribir cuentos con un personaje común para después enhebrarlos. Luego repasó las experiencias de ANCLA, que definió como “una simulación de agencia noticiosa”, y Cadena Informativa, una sola hoja que relataba un episodio concreto y cerraba con la invocación a “sentir la satisfacción moral de un acto de libertad” y “derrotar el terror”. “Líneas magistrales”, las definió Verbitsky, que al investigar la historia política de la Iglesia católica descubrió que estaban inspiradas en panfletos de esa institución en su campaña contra Perón en 1954, de la que participó el hermano de Walsh, luego piloto de uno de los aviones que bombardearon Plaza de Mayo. También destacó al apelación a “elementos de la cultura popular” en referencia a la idea de cadena. “Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando”, leyó y recordó que era el eslogan de la publicidad de la época.

Al analizar la Carta Abierta, el periodista remarcó “la visión profunda sobre las consecuencias del golpe de Estado” que evidencia la definición de la política económica como “la explicación de sus crímenes” pero también de “una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada”. “Y eso que no llegó a ver las peores medidas económicas: la ley de entidades financieras se aprobó meses después”, reflexionó. La conducción de Montoneros le objetó ese párrafo pero Walsh, que firmó la carta con su nombre, no lo sacó ni lo modificó, contó Verbitsky. Cerró la primera parte de su exposición con la célebre definición de Walsh sobre cuál es “el campo del intelectual” y con una lectura de “Las cosas que quiero”, de los diarios del escritor, que arranca por “Lilia” (eliminada de una de las primeras ediciones de ese texto) y termina con “la sumersión en los otros”. “Eso logró Rodolfo”, concluyó.

“Yo estoy del otro lado del espejo”, arrancó Gras, que es abogado y docente. “Mi tarea es notoriamente más ingrata”, admitió antes de relatar su secuestro en enero de 1977. Militante montonero como Walsh y Verbitsky, contó que Pernías “estaba entre azorado y fascinado por el mundo” de esa organización, por lo que periódicamente lo citaba para entrevistarlo en su oficina del sótano de la ESMA. Fue allí que, no con capucha sino “con los anteojitos” que sólo le permitían ver algo gracias a su nariz pronunciada, fue testigo del “griterío total” de la patota que llegaba y pudo ver “el cuerpo de Rodolfo”, desnudo de la cintura para arriba, con el pecho atravesado por una ráfaga de ametralladora, sobre una camilla, rumbo a la enfermería.

Luego contó cómo se topó con los papeles robados a Walsh en el armario de Pernías y detalló lo que vio y leyó: una carpeta con recortes de noticias policiales, la colección del diario de la CGT de los Argentinos, tres documentos críticos a la conducción de Montoneros, un ejemplar de la Carta Abierta y el cuento “Juan se iba por el río”. “Fue un golpe descubrir que la crítica al militarismo había sido puesta en palabras”, contó. Confesó que los cautivos de la ESMA todavía no sabían sobre los vuelos de la muerte, que creían lo contrario: que los trasladados, en teoría a “quintas de recuperación”, eran quienes sobrevivirían, y viceversa. Luego recordó su primer encuentro con Lilia en un bar de Madrid en 1982. La compañera de Walsh, que lo había ayudado a tipear la Carta y el cuento, comenzó a recitar las primeras líneas de “Juan se iba por el río” y se asombró al ver que Gras lo recordaba. “Fue mágico: dos personas tratando de reconstruir la herencia perdida del mejor escritor de su generación”, resumió.

“Estos papeles detenidos desaparecidos son una asignatura pendiente. Me resisto a creer que quienes tuvieron ese material en sus manos lo hayan destruido”, reflexionó Verbitsky horas después, tras la intervención del escritor Marcelo Figueras, convocado como “cronista invitado” por los organizadores, y de la visita por el Museo-Sitio de Memoria. “Yo creo, y Rodolfo creía, que los papeles perduran, no se pierden, y la experiencia internacional dice que las burocracias de poder aman el archivo. Por eso tengo la esperanza de que ese material pueda recuperarse, ya que es parte significativa de la cultura de este país”, remarcó.

Al repasar los contenidos de la muestra, el presidente del CELS elogió el rigor científico que le imprimió el equipo que encabeza Naftal y celebró que “aquí no hay una visión sectaria de la historia, no se está haciendo propaganda de nada: se muestra hechos tal como ocurrieron”. Advirtió sobre “el revisionismo que se pretende instalar” y mencionó como actor central al secretario Avruj, que en los últimos días anunció la intención de revisar los planes de estudio de historia argentina sobre los 70. “Por ahora no dicen que quieren negar, dicen que quieren ‘memoria completa’, un inventó del actual papa Francisco en el año 2000”, dijo Verbitsky, y recordó que fue el entonces jefe del Ejército, Ricardo Brinzoni, quien relató los planteos sobre una “mesa de consensos” que proponía el entonces arzobispo porteño Jorge Bergoglio.

Ante la imposibilidad de frenar los procesos judiciales “lo que hacen es echar arena en los engranajes: negar presupuesto, cerrar unidades investigativas, despedir personal, no cubrir vacantes judiciales”, describió. “Es la forma de sabotear (el proceso de justicia) sin enfrentarlo abiertamente”, resumió. “Lo que han visto acá les provee de argumentos para resistir ese intento de revisionismo, esa tentativa de reprimir nuestra historia y de volver a una etapa superada por la conciencia social, por los años transcurridos, por las investigaciones y los juicios realizados, y por la participación de nuevas generaciones en el conocimiento de los hechos, la toma de conciencia y la ratificación del Nunca Más”.

*****

domingo, 26 de marzo de 2017

TODO EL MUNDO AMA A BERNIE SANDERS (EXCEPTO EL PARTIDO DEMÓCRATA).

&&&&&


BERNIE SANDERS Y LA “NUEVA POLÍTICA” EN EL IMPERIO?.- Los demócratas parecen más que satisfechos de poder echar toda la culpa de las elecciones de 2016 a Rusia y a James Comey. No han hecho ningún tipo de autocrítica sobre las causas profundas del difícil escenario que enfrentan: no sólo perdieron el poder en la presidencia, también en las Cámaras del Congreso, en las gobernaciones y en las legislaturas de todo el país. Como informó en febrero Politico acerca de la estrategia post-Trump, “los asesores demócratas dicen que en algún momento tendrán un mensaje económico positivo para que lo usen los demócratas del cinturón industrial”. El problema, de acuerdo con Politico, es que “según los asesores, el foco está puesto en tratar de matar al gigante y en lograr que los votantes que pusieron a Trump en la Casa Blanca entiendan por qué fallarán sus políticas”. En otras palabras, los demócratas están repitiendo la misma estrategia errada que Clinton planteó en los últimos meses de su campaña. Durante una entrevista con la revista New York, el propio Sanders lo explicó esta semana con su característico estilo directo cuando le preguntaron si los demócratas se podrían adaptar a la nueva realidad política. “Hay algunas personas en el Partido Demócrata que quieren mantener el status quo; preferirían hundirse en el Titanic, siempre y cuando tengan asientos en primera clase”, respondió.

/////







TODO EL MUNDO AMA A BERNIE SANDERS (EXCEPTO EL PARTIDO DEMÓCRATA).

*****

Trevor Timm.

The Guardian / El Diario (España).

Según una Encuesta reciente, es el político más popular de Estados Unidos, pero en lugar de adoptar su Mensaje, el establishment demócrata sigue resistiéndolo.


Si nos guiamos por los números, Bernie Sanders es el político más popular de EEUU de lejos. Pero por extraño que parezca, el Partido Demócrata, sin poder en el país y cada vez más intrascendente, aún se niega a aceptar a Sanders y a sus ideas. Y es cada vez más patente que lo hacen por su cuenta y riesgo.

Según una encuesta de la cadena Fox News difundida esta semana, Sanders tiene más de 28 puntos netos de imagen positiva entre la población estadounidense, mucho más que el resto de políticos electos en ambos extremos del espectro. Sanders es aún más popular con los tan cotizados “independientes”, entre los que tiene increíblemente más de 41 puntos netos de imagen positiva.

Esta encuesta no revela nada extraño. Presten atención a este gráfico del Huffington Post que mide la evolución de la imagen positiva de Sanders desde que logró la atención nacional en 2015, en el comienzo de su camino hacia la nominación demócrata. Cuanta más gente lo conocía, más lo querían. Exactamente lo contrario de lo que sus críticos decían que iba a ocurrir cuando competía con Clinton.

Uno podría pensar que, viendo esas cifras, los políticos demócratas estarían desesperados por ser vinculados con Sanders, especialmente si tenemos en cuenta que el Partido Demócrata tiene hoy menos popularidad que el Republicano y hasta que Donald Trump. Pero en lugar de aceptar de buena gana el mensaje de Sanders, el establishment demócrata sigue resistiéndolo cada vez que puede y parece empeñado en no cambiar la forma de pensar para recuperar el apoyo de grandes sectores del país.

Hace unos días el sitio online Politico publicó un artículo sobre el nerviosismo que sienten varios funcionarios del Partido Demócrata por la posibilidad de que los partidarios de Sanders trunquen sus esfuerzos para recuperar los gobiernos de los estados del Sur. Temen que la presión para que los candidatos adopten las políticas populistas de Sanders puede jugarles en contra, pero parecen no haberse dado cuenta de que Sanders también tiene una buena llegada en algunos de esos estados.

Profeta en tierra de Trump.

El efecto que provoca Sanders en los votantes de Trump se pudo apreciar en una apasionante reunión de autoridades y ciudadanos celebrada hace unos días en West Virginia en la que Chris Hayes, presentador de MSNBC, ofició de anfitrión junto a Sanders. En ese lugar, la denominada “tierra de Trump”, la multitud terminó dándole una emocionante ovación a Sanders después de que dijera que la atención sanitaria era un derecho de todas las personas y que EEUU era el único país industrializado del mundo que no considera la asistencia sanitaria un derecho universal.

La preocupación de los políticos demócratas por los candidatos para las próximas elecciones de 2018 es otro ejemplo reciente de esta situación: con el único fin de mantener al partido fuera de la influencia Sanders, el establishment presentó violentamente otro candidato para competir contra Keith Ellison, el elegido por Sanders para dirigir el Comité Nacional Demócrata (CND).

El Partido Demócrata se ha negado una y otra vez a cuestionar el peso que tienen las grandes corporaciones en el ámbito público. Ni siquiera ha querido volver a un decreto de la era Obama, rescindido el año pasado, que prohibía el dinero de los grupos de presión como forma de financiación del CND. A pesar de la enorme popularidad que ganó el gobierno al garantizar asistencia médica para todos, todavía no han escuchado el pedido de Sanders de impulsar un plan de seguro médico universal en respuesta al intento del Partido Republicano de desmantelar el Obamacare.

Los demócratas parecen más que satisfechos de poder echar toda la culpa de las elecciones de 2016 a Rusia y a James Comey. No han hecho ningún tipo de autocrítica sobre las causas profundas del difícil escenario que enfrentan: no sólo perdieron el poder en la presidencia, también en las Cámaras del Congreso, en las gobernaciones y en las legislaturas de todo el país.

Como informó en febrero Politico acerca de la estrategia post-Trump, “los asesores demócratas dicen que en algún momento tendrán un mensaje económico positivo para que lo usen los demócratas del cinturón industrial”. El problema, de acuerdo con Politico, es que “según los asesores, el foco está puesto en tratar de matar al gigante y en lograr que los votantes que pusieron a Trump en la Casa Blanca entiendan por qué fallarán sus políticas”.

En otras palabras, los demócratas están repitiendo la misma estrategia errada que Clinton planteó en los últimos meses de su campaña. Durante una entrevista con la revista New York, el propio Sanders lo explicó esta semana con su característico estilo directo cuando le preguntaron si los demócratas se podrían adaptar a la nueva realidad política. “Hay algunas personas en el Partido Demócrata que quieren mantener el status quo; preferirían hundirse en el Titanic, siempre y cuando tengan asientos en primera clase”, respondió.

A largo plazo tal vez termine llegando el cambio para los demócratas, les guste o no. Los partidarios de Sanders intentan silenciosamente hacerse con posiciones locales del partido en todo el país. Aunque perdió la carrera por el control del CND, Ellison estuvo increíblemente cerca de lograrlo. Más cerca de lo que llegó Sanders en la carrera contra Clinton. Y los partidarios de Sanders ya están preparando candidatos para enfrentar en las primarias a los demócratas con un cargo que no se están oponiendo a Trump con la firmeza necesaria.

Una cosa es segura: los demócratas que se niegan a cambiar lo hacen por su cuenta y riesgo.

Traducción de Francisco de Zárate.

*****