sábado, 4 de marzo de 2017

GEOPOLÍTICA DE LA GLOBALIZACIÓN ESTA EN CRISIS?. 2018:¿NUEVO VIRAJE EN AMÉRICA LATINA?.

&&&&&


Nuevamente consideramos necesarios – dado el carácter multipolar – del sistema mundo actual – ante la crisis de la Unipolaridad global, producto de la gran crisis económico-financiera del 2008, aún no recuperada – y el surgimiento político – básicamente – de la Multipolaridad mundial y nuevos ejes regionales, así como el proceso de forja y construcción de dos Nuevos Orden Mundial  – dentro de la misma política neoliberal mundial (Occidente Estados Unidos y Europa y Oriente Chino-ruso-indo-iraní) -, hoy en lo fundamental que encontramos, una mirada mundial – tomando en consideración las políticas del proteccionismo nacionalista del Presidente Trump en Estados Unidos, la crisis de la Unión Europea, el Brexit y el rápido ascenso político de la ultra-derecha nacionalista y la profundización de la crisis económico-financiera, más la crisis migratoria, así como la acentuación de los procesos independentistas regionales, el avance del terrorismo, y las consecuentes políticas xenofóbicas – nos presentan hoy un panorama incierto y generalizado de crisis geopolítica de la globalización neoliberal, realidad que una vez más nos brinda, mirando nuevamente hacia América Latina – ante el fracaso evidente de las burguesías empresariales – y la crisis absoluta de la llamada “Democracia Empresarial” – en las principales economías del continente: México, Brasil, Argentina, Chile – hoy tenemos, un escenario de escenarios marcados fuertemente por las clases y la lucha de clases y como resultado de su propia estructura – va surgiendo el Nuevo Poder Local Popular – Una Nueva Sociedad Civil Latinoamericana, que una vez más renace la esperanza de forjar alternativas primero de trabajar por una Integración Democrática Continental de Nuestra América y así como – mirando fuertemente, el actual panorama continental – las condiciones a mediano y largo plazo del resurgimiento – en condiciones totalmente diferentes liberados absolutamente del veneno neoliberal de la corrupción que ha destruido temporalmente a muchos de los movimientos y sus dirigentes, por ello ratificamos en “condiciones diferentes” la insurgencia de los movimientos Democráticos, Progresistas de la Nueva Izquierda Latinoamericana en la Patria Grande.

/////





GEOPOLÍTICA DE LA GLOBALIZACIÓN ESTA EN CRISIS?
*****
EEUU y la OTAN usan la guerra asimétrica


Escribe: Diego Olivera Evia

ALAI. 23/02/2017

Nuevamente las naciones del tercer mundo, sufren los embates de una guerra continua, en todos los continentes del globo terráqueo, de distintas manera y procedimientos, EEUU y sus socios militaristas de La OTAN, llevan al mundo a conflictos permanentes, donde los pueblos se ven afectados, por las acciones bélicas, para poder perpetuar el modelo militarista en la realidad geopolítica del planeta.

El uso de terrorismo por EEUU, en la conformación del denominado Estado Islámico, Eli o Dahes, han sido creados por la oligarquía estadounidense, el fracaso de estos en la guerra de Irak, fue acompañada de grupos de mercenarios, que han creado un Califato, rememorando las invasiones del Islamismo, en África, y en España en el siglo XV, pero en esta nueva realidad estos grupos, no son musulmanes, son mercenarios y muchos de ellos de origen europeo, es bueno señalar que países como Arabia Saudita e Israel (sionista), han auspiciado y dirigido esta guerra criminal, que no representa a los Musulmanes, solo son un apéndice de las guerras imperialistas, para controlar las naciones del mundo.

La crisis económica en EEUU reflejada en las políticas del presidente Donald Trump, de crear una nación poderosa y volver al Estados Unidos  de mediados del Siglo XX,  donde la industria metal mecánica, controlaba la exportaciones en Europa y América Latina, producto de los avances geopolítico de esta nación, alcanzados en las dos guerras mundiales, logrando de esta manera frenar, la peor crisis del modelo capitalista estadounidense, en las primeras décadas del Siglo XX. Luego de la derrota del Fascismo de Adolfo Hitler, como sus aliados Italia y Japón, sus grandes efectos devastadores en Europa y la URSS, generaron la reconstrucción de estas naciones, pero EEUU mantiene sus propuestas de la Industria Militar, para poder mantener la guerra en Europa y Medio Oriente.

Pero no solamente el hecho de obtener la bomba atómica, como elemento de presión a nivel mundial, ataco a la derrotada Japón con bombas atómicas, asesinando a miles de civiles, pero esta bravuconada se frenó ante la capacidad de la URSS, de construir bombas atómicas, lo que creo una nueva realidad en el mundo, denominado la guerra fría, donde se dividen países en Europa, entre el denominado campo socialista y la Europa Occidental. Ante esta realidad EEUU decide crear el Plan Marshall, para una ayuda económica para la reconstrucción de Europa, con intereses altísimos y presencia de efectivos, como bases militares bajo la amenaza del comunismo, sin saber que los europeos como su peor enemigo a EEUU, siendo estos factores parte del crecimiento del modelo unipolar.

Geopolítica de la globalización está en crisis.

Luego de años de guerra en Vietnam, Corea, como intervenciones en América Latina, EEUU ha creado guerra imperialistas en el Medio Oriente, África, Asia, para controlar los mercados, sometiendo a muchas naciones al modelo neoliberal, creando dependencia en las mayorías naciones del planeta, ante la crisis Financiera y la Burbuja Inmobiliaria en EEUU, se agudizo la crisis en esta nación, el auto atentado en las Torres Gemelas, acusando a Al Qaeda de esta acción y a su agente de la CIA Ben Laden príncipe Saudita, vinculada su familia a los Bush.

Todas esta patrañas de EEUU sus socios de la OTAN, han creado una crisis sistémicas en Medio Oriente, con millones de ciudadanos asesinados en Irak, Afganistán, Libia, Siria, Somalia, Yemen, para controlar el mercado petrolero y cercar a Irán, son parte de una geopolítica imperialista en la región. Esta realidad militarista del modelo unipolar, ha encontrado una nueva barrera en Rusia y China, países que han logrado un alto desarrollo tecnológico, lo cual pone en duda al modelo neoliberal y la globalización, el fracaso de EEUU en Siria, la patente derrota del Dahes o Eli (Estado Islámico), ha confirmado la incapacidad de EEUU, del control del Medio Oriente.

El desarrollo económico de China ha logrado controlar el mercado mundial, las amenazas de Trump a esta nación se han enfriado, buscando alcanzar acuerdos, la campaña contra Rusia se mantiene, con él envió de tropas a las fronteras rusas y armamentos bélicos, creando una nueva crisis del sistema. Los acuerdos de estas naciones con América Latina, han mermado muchos acuerdos con EEUU. Las nuevas campañas de Trump, contra México, como las naciones sudamericanas que apuestan a un modelo progresista, siguen siendo una traba para imponer las normas del neoliberalismo, pero las campañas de  las derechas en Argentina, el golpe palaciego en Brasil, la maniobras de Paraguay, Perú y Chile, son factores desestabilizadores.

De la misma manera las acciones de la OEA, con el Secretario General Luis Almagro, esbirro de EEUU, han buscado la aplicación de la denominada Carta Democrática, contra Venezuela, que en realidad de democrática no tiene nada, ya que es manipulada por el imperio de Estado Unidos, estos hechos marcan una vez más el poder de las trasnacionales. Hoy la sociedad humana está en crisis, los millones de desplazados, las inmigraciones a Europa, son parte de la crisis sistémica, de pueblos que sufren la guerra neocolonial, de un mundo unipolar???, ante una nueva realidad emergente, como son China, Rusia, India, que buscan relaciones y acuerdos más justos, en la crisis global del capitalismo.

*****



2018:¿NUEVO VIRAJE EN AMÉRICA LATINA?.
*****

Emir Sader.

ALAI. Jueves 2 de marzo del 2017.

Después de la multiplicación espectacular de gobiernos progresistas en el continente, entre 1998 y 2006, marcando toda la primera década del siglo XXI con sus éxitos, especialmente en el plano social y de soberanía externa, América Latina pasó a sufrir un viraje conservador desde 2015. Este se expresó en las derrotas parlamentarias en Venezuela, en las presidenciales argentinas, en el referendo boliviano, en el golpe brasileño.

Ese viraje encuentra obstáculos muy rápidamente, sea en el fracaso en los intentos de recuperación económica de Argentina y de Brasil, con la aplicación a rajatabla del viejo programa de ajustes fiscales, sea con un contexto internacional que no correspondió a las expectativas de los proyectos de restauración neoliberal.  Como ocurre en todas partes donde ese programa económico es aplicado, se profundiza la recesión y nunca se recupera la capacidad de recuperar el crecimiento económico.

En el plano internacional, la derecha latinoamericana aguardaba el triunfo de Hillary Clinton, que venía a cosechar sus planes de golpes blancos en países del continente, así como el apoyo a gobiernos de restauración neoliberal. Su derrota y el triunfo de Donald Trump dejan atónitos a gobiernos como los de Mauricio Macri y de Michel Temer, que han trabajado para debilitar los procesos de integración latinoamericana apuntando hacia la Alianza para el Pacifico. El proteccionismo de Trump y el debilitamiento de la Alianza para el Pacifico debiera apuntar exactamente en la dirección opuesta, lo que contradice la política externa de esos dos gobiernos, así como su ideología de libre comercio.

Esos dos factores apuntan a un eventual nuevo escenario latinoamericano en 2018. Por una parte, en Brasil, se refuerza la posibilidad de que Lula vuelva a la presidencia del país en las elecciones presidenciales en ese año. Mientras que la política de puertas cerradas de Trump hacia México, abre la posibilidad que en las elecciones presidenciales del 2018 gane una candidatura que promueva el giro radical en la política externa mexicana hacia el sur del continente, como única forma de defensa frente a la ofensiva norteamericana. Por otra parte, Argentina tendrá elecciones presidenciales en 2019, las dificultades del gobierno de Macri y los mismos eventuales resultados de las presidenciales en países como Brasil y Argentina, pueden favorecer al hecho de que los tres más grandes países del continente lleguen a coordinar sus políticas externas, por primera vez, en la dirección de la soberanía.

A eso se pueden sumar las evoluciones internas de Ecuador y de Bolivia, el primero dependiendo de los resultados de la segunda vuelta, que apuntan, en principio, hacia la continuidad de los gobiernos de Alianza País.  El segundo, con la decisión de Evo Morales y del MAS de que el presidente boliviano vuelva a poder candidatearse en 2020, y su favoritismo para ganar. A ese cuadro se suman las elecciones en Paraguay –que puede ver el retorno de Fernando Lugo a la presidencia del país -, Uruguay, en Chile y en Colombia. Todos esos procesos se verán afectados por ese nuevo marco general: el fracaso de la restauración económica neoliberal y el proteccionismo norteamericano. Se puede reconstituir así, en buena medida, el marco de gobiernos progresistas en gran parte de la región, esta vez, caso se confirme lo mencionado, con la integración de México.

Entre sus corolarios estarían los efectos hacia los países centroamericanos, hoy abandonados por México y por los mismos EEUU. El otro aspecto, de extrema importancia, sería la posibilidad de una integración más amplia y profunda de América Latina con los BRICS, el horizonte de un mundo multipolar que empieza a acercarse. Es la vía que le queda a América Latina frente al proteccionismo norteamericano, al fracaso de la Alianza para el Pacifico y al agotamiento de la globalización neoliberal.

- Emir Sader, sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).

*****